Presentación de libro por Hija de Perra: “ ‘Cuerpos para odiar’ es el fruto de dios, una dios travesti que pinta sus labios con rush rojo marako intenso”

“¿Y dónde están las travestis?”.

Presentación de Hija de Perra de “Cuerpos para odiar” (2014), librilla de poesía travesti de Claudia Rodríguez, realizado en enero en la Universidad de Humanismo Cristiano.

hija de perra y claudia

Mientras disfruto leyendo en el diario cómo funciona la extraordinaria manicure del hombre carterista más buscado del Metro que cuida sus manos como un terciopelo para evitar ser descubierto, yo me pregunto: ¿y dónde están las travestis? Al observar en la cerda televisión abierta la toma de los puertos y la tremenda cagá que esto genera en conjunto con la extrema violencia y amenaza a sus dirigentes que lideran el movimiento social[1]; yo me pregunto: ¿y dónde están las travestis?

Mientras casi vomito mirando el horrible rostro del corresponsal de Canal 13, Antonio Quinteros, que realiza un despacho en directo desde Arica esperando alguna controversia que menoscabe la dignidad del pueblo chileno tras el Fallo de la Haya y denotando el aberrante abandono que existe en esta ciudad nortina… yo me pregunto: ¿y dónde están las travestis? Cuando me impresiono mirando un suculento documental en el canal del cable History Chanel sobre que Jesús era extraterrestre y que Lucifer, más que un ser malvado, fue en verdad un ser bueno e iluminado que ayudó a la humanidad a brindarle sabiduría… yo me pregunto: ¿y dónde están las travestis?

Durante el extenso reportaje mediático de los niños de la población El Castillo en la Pintana, los cuales realizan un notable carnaval callejero, desafiando salir de sus casas en aquel ambiente delictual extremo… yo me pregunto: ¿y dónde están las travestis? En el momento en que  las personas se divierten morboseando sobre la insólita primicia del crimen ocurrido en el cajón del Maipo donde un guía de rafting, al cual le encantaba la naturaleza, mata con un cuchillo a otro guía de rafting por problemas laborales y este asesino finalmente declara “Nunca es bueno matar a nadie”; yo me pregunto: ¿y dónde están las travestis?

Mientras nos aturden con extraña información sobre la muerte del joven Bastián donde generan especulaciones de un inusitado delirio de orden místico sobre el fin del mundo y que ángeles lo vendrían a buscar y no se atreve el fiscal a plantear un suicidio, por prudencia, porque declara que es probable que haya sido un accidente su fallecimiento; yo me pregunto: ¿y dónde están las travestis? Cuando gozo pensando que prontamente se desparramaran en los medios las fotos privadas eróticas y guarras de la farandulera y curvilínea Pilar Ruiz tras la pérdida de su celular en un restaurant, yo me pregunto: ¿y dónde están las travestis?

hija de perraAlgunas hermosas colegas travestis están encerradas en la oscuridad de la noche maquillándose maravillosamente para salir a imitar a una linda diva en una disco colita o en un fabuloso circo trans. Otras se envalentonan muchas veces con alcohol y drogas para llenarse de fuerzas y salir a putear a la calle, entre singulares clientes hombres machistas, y muchas veces hombres violentos, que viven su doble vida impregnándose con el cuerpo alteradamente femenino de la existencia travesti. También están las sagaces estilistas que florecen en las peluquerías de barrio. Ellas llenan de tintura a toda cabeza q necesite oxigenar su melena según los últimos patrones de la moda dominante.

Dentro de este universo adverso con peluca global, entre conservadores y liberales, hay algunas que lograron ser artistas, cantantes, actrices, boxeadoras, enfermeras, dirigentas, profesoras, escritoras, etc . Pero también hay otra bien regia y bien chilena que ya lo vivió todo, aquí, en el sur del mundo. Llena de nutritivas y extraordinarias pericias realiza una fabulosa obra de poesía mostruo-seductora que catalogo como una faena hard-coremente naturalista.

Mi maravillosa y exuberante amiga Claudia Rodriguez nos invita a tirarnos un piquero en lo más profundo y privado de sus experiencias en vida. Algo así como casi sentir el olor de su colales mas usado, sentir el fuerte golpe en la cara del homofóbico en potencia o sentir aquel disoluble y sublime sabor del néctar testicular del erecto miembro del paco al cual se le ejercita un majestuoso felatio.

Privacidad pública en potencia absoluta

Una joya que brilla incansablemente al alcance de nuestras febriles mentes humanas, que se verán trastocadas con cada relato de esta obra irreverente, que nos engancha en un viaje interminable de emociones escondidas.

Cuerpos para odiar” en un texto que nos relata la sincera, excitante y abrumadora sensación de vivenciar, en carne propia, la vida trava. En un espacio donde literalmente existe una dictadura de los cuerpos y el género, el cuerpo travesti se distingue por ser perturbador, atemorizante, inferior, extraño, inadaptado, desviado y sin derechos ni respeto.

Pero a la vez, este cuerpo también encubre la felicidad de su subsistencia. Vivir la vida travesti es realmente muy cercano a ser un súper héroe, verse y sentirse regia aunque nuestros seres queridos y amados nos perviertan por dentro el alma y el corazón, al no lograr comprender esta vida mágica y avezada que llevamos con valentía.

No se puede ser travesti y ser cobarde”, nos dice la activista Claudia Rodriguez, tal cual Eva en el paraíso divino nos seduce y óbrese este fruto prohibido que al engullirlo y digerirlo efectivamente nos llenara de sabiduría. “Cuerpos para odiares el fruto de dios, un dios pleno y centellante, una dios travesti que pinta sus labios con rush rojo marako intenso, que vive el calvario y el regocijo de ser trava desde su origen y hasta su final, traspasando los límites establecidos de la imperante y asquerosa estructura que nos mantiene prisioneros de un estado alterado de lo realmente natural en el interior del cuerpo humano, que mantiene nuestras almas incautas y caducas al estertor de mandamientos y reglas ineptas que finalmente terminan corrompiendo la humanidad completa.

hija de perra casados MorganaComprendamos que entre el amor y el odio hay un solo paso, y entre tanta hoja llena de escrituras espeluznantemente macabras y ardientes también logramos amar ese cuerpo que algunos necesitan odiar. Cada hoja me lleva al más fuerte orgasmo, cada hoja masturba mi mente que vaga entre las experiencias que narra y se entrecruza con mi propia experiencia de vida trava. Esta obra enriquece y te hace sentir el goce de salir del estereotipado flujo genérico que nos aplasta. Escapando de aquel corriente vivir cotidiano con problemas universales que sólo te hacen sentir uno más y te hacen no sentir que eres la gloria en la diferencia.

Esta obra conlleva al lujo de inmiscuirse en una vida profana que nos transporta por un turbulento laberinto de situaciones dramáticas y divertidas que maquilladas con fervorosas imágenes reales sacadas de un importante baúl de los recuerdos nos llevan al éxtasis literario de lo marginal. Como un verdadero tesoro de escritos insignes y perpetuos, vivenciamos esta vida no-vivible y elevamos nuestro nivel de conciencia para comprender y tolerar a todo monstruo planetario existente.

El salvajismo del relato poético travesti de esta obra, nos trasporta a un mundo que muchas veces no imaginamos que existe, un mundo donde cada personaje enriquece el trascurrir de la historia convirtiendo el perfume arrabalero en el más puro y verdadero devenir trava.

Con su generosa narrativa roza y manosea la historia nacional travesti inundándonos de datos extraordinarios de lo que sucedía en nuestra leyenda trans chilensis. Es hermosa y poderosa cada imagen que dibuja un instante sobresaliente en la vida performática de esta admirable autora, describiendo esos momentos de soberbia y esplendor donde se declara la guerra con un lenguaje cazador y hechicero.

Efectivamente estamos en presencia de un ser más elevado y divergente del resto común y corriente que se maneja en la cadena de circunstancias citadinas. Una mente travesti que reflexiona y trata de comprender la afección obsesiva de su madre con cuidar su poto, idea que traspasa los estándares del género, porque finalmente la mayoría de las madres les super importa el poto ajeno:

“A mi mamá le preocupa mucho mi poto por el tema del pecado y el fin del mundo, como que mi poto fuera su poto. Ella por mi culpa tiene dos potos, uno limpio y otro cagao. La mayoría de las veces se me olvida que tengo poto. Con mis amigas jugamos a viajar por el mundo sin poto. No entiendo por qué mi mamá me pega cuando juego con mis amigas. Hay palabras que existen pero no se deben decir ni escribir. Decir poto es decir pecado” (Claudia Rodriguez).

Más allá de nuestra sexualidad todos tenemos poto, por lo que estamos en presencia de un texto poético totalmente democrático y que definitivamente converge e identifica a todas aquellas personas que tienen alma y poto. Te invito a inmiscuirte con esta fantástica y ardiente narrativa para que penetre más que tu poto, nutriendo tu mente con maravillosas y escalofriantes escenas que fascinaran y perturbaran tu conocimiento.

El amor alcanzable e inalcanzable juegan un papel preponderante en esta obra. Un sentimiento que erosiona nuestros corazones sensibles comprendiendo lo difícil que puede llegar a ser el rechazo extremo y ordinario que coexiste en cada persona que, definitivamente, es discriminada por no ser parte de un binarismo instaurado del género.  Así también leyendo esta caluga concentrada de experiencias vividas, nos damos cuenta de la urgencia que existe por expresarnos y ser realmente quien somos. Salir de aquellas ataduras que nos aprisionan y ser efectivamente felices aunque muchos propaguen y distribuyan nuestra infelicidad.

Para eso estamos las travas aquí en el mundo, para enseñar y pegarte un fuerte charchazo en la cara para que te des cuenta que realmente podemos ser quienes realmente somos a pesar de las estúpidas imposiciones que muchos siguen acalladamente con gusto.

Invito a leer y disfrutar “Cuerpos para odiar” e inmiscuirte en esta gran y ardiente historia tan privada que te hará gozar y llorar indiscutiblemente. A mí me ha hecho tener varios orgasmos por que en varias ocasiones, me sobre excito abundantemente leyendo sus lujuriosos y audaces pasajes narrativos.

He dicho caso cerrado.

hija de perra lanzamiento

Anuncios

Un comentario en “Presentación de libro por Hija de Perra: “ ‘Cuerpos para odiar’ es el fruto de dios, una dios travesti que pinta sus labios con rush rojo marako intenso”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s